Índice del artículo

1. ¿Cuáles son los síntomas de la agorafobia?
2. ¿Cuáles son las causas de la agorafobia?
3. ¿Qué tipos se pueden dar?
4. Tratamiento de la agorafobia

La agorafobia es la más frecuente de todas las fobias. Se caracteriza por un miedo desproporcionado a una serie de situaciones de las que pueda ser difícil o embarazoso escapar en un ambiente que se siente como inseguro. Esto provoca en la persona sentimientos de pánico, impotencia o vergüenza y suele dificultar el sentirse cómodo en situaciones públicas.

La palabra Agorafobia proviene del griego agora (plaza o mercado) y fobia (miedo). Por lo tanto, describe literalmente el miedo a plazas o lugares abiertos.

¿Cuáles son los síntomas de la agorafobia?

  • Alteración acelerada de la frecuencia cardíaca
  • Hiperventilación
  • Sudoración
  • Náuseas
  • Mareos
  • Sensación de falta de aire
  • Miedo a parecer raro o tener vergüenza
  • Miedo a no poder escapar de la situación
  • Miedo a perder el control o la cordura
  • Sensación de que la gente te observa de forma permanente
  • Miedo a quedarse solo en casa
  • Evitar situaciones en lugares concurridos, espacios abiertos, transporte público, etc…
  • Evitar hacer viajes largos lejos de casa
  • Necesidad de ir acompañado a cualquier parte
  • No poder salir de casa, en casos más extremos

¿Cuáles son las causas de la agorafobia?

Normalmente, la agorafobia tiene lugar después de que la persona padece varios ataques de pánico y tiene miedo de padecer más. Cuando este miedo empieza a crecer, empieza a afectar a su comportamiento evitando visitar lugares que asocia al ataque. Aunque, en algunos casos, tiene su causa en otros motivos como:

  • Experiencias traumáticas
  • Circunstancias estresantes como abuso de drogas o duelo
  • Presencia de otros problemas de salud mental
  • Depresión

¿Qué tipos se pueden dar?

  1. Miedo a los espacios abiertos: en lugares como aparcamientos, calles grandes, plazas amplias o recintos deportivos abiertos
  2. Miedo a los espacios cerrados: como en centros comerciales, cines tiendas o conciertos
  3. Miedo a las multitudes: suelen darse en lugares abiertos o cerrados grandes y a la vez muy concurridos, como puede ser un estadio de fútbol.
  4. Miedo al transporte: especialmente en transporte subterráneo como el metro o el tren. O también en transportes en los que hay que permanecer sin salir durante horas como pueden ser los aviones o barcos.
  5. Miedo a la incontinencia o vomitar en público: es frecuente que las personas teman que la ansiedad les impida controlar sus necesidades o el vomitar en público.
  6. Miedo a salir de casa solo: este miedo involucra todos los anteriores y es el más incapacitante.

Tratamiento de la agorafobia, ¿Cómo trabajamos con los pacientes que tienen agorafobia?

Las terapias cognitivo-conductuales son el tratamiento más utilizado para trabajar con este tipo de problemática. Algunas de las técnicas con las que trabajamos y que están basadas en este tipo de terapia son:

  • Psicoeducación: el objetivo de esta estrategia es ayudar al paciente a conocer la respuesta lucha/huida así como la fisiología propia de la ansiedad. Que el paciente conozca qué es la ansiedad, cuál es su origen y en qué consiste le ayuda a entender lo qué le sucede y a normalizar. Así mismo, trabajamos en la normalización de los síntomas y en el abandono de la conducta de lucha contra los mismos.
  • Técnicas de relajación para controlar la ansiedad como la respiración diafragmática, distensión muscular, mindfullness, etc. Estas técnicas tienen como objetivo conseguir un estado de hipoactivación que contrarreste la activación propia de la respuesta ansiógena.
  • Reestructuración cognitiva: trata de conseguir que las interpretaciones y los pensamientos sean más realistas y objetivos. Primero, es necesario conocer qué creencias tiene el individuo y con qué pensamientos catastróficos cuenta, para posteriormente, trabajar en flexibilizar y cambiar los pensamientos por otros más realistas y objetivos.
  • Abandono de la conducta de la lucha frente a miedos o sensaciones características de la ansiedad. El aprender a gestionar y manejar la ansiedad, será una de las claves para sobrellevar la agorafobia.
  • Disminuir la ansiedad anticipatoria. Para ello ponemos foco en el ‘aquí y ahora’ o ‘momento presente’.
  • La exposición. Es una de las estrategias clave y consiste en exponer al individuo a las situaciones temidas para ir trabajando dicha exposición de forma repetida, sistemática y gradual. El objetivo es hacerle ver que podemos permanecer frente a estos miedos sin que tengan lugar esos pensamientos o temores.
  • Valores personales del paciente: se utilizan estos valores como herramienta para tratar de empujar a seguir adelante más allá de los miedos para lograr dichos valores u objetivos.
  • Reforzar la autoestima: favorecer la autopercepción y fortalecer la confianza en uno mismo son claves para lograr afrontar el debilitamiento personal que provocan los problemas de ansiedad.

      Si quieres dar el primer paso…

      Contáctanos a continuación y recuerda que la primera sesión es gratuita, o si lo prefieres, nos puedes escribir a nuestro contacto de Whatsapp

      ¡Te llamamos!

      Para poder continuar, acepte a continuación

      8 + 6 =